lanacion.com lanacion.com Especial
Generación Y

La remuneración tampoco deja de ser importante

Es tan valorada como el crecimiento profesional, según una encuesta de Adecco.
Por Raquel Saralegui | Para LA NACION
Prioridad a la hora de cambiar de trabajo
Encuesta realizada a 997 postulantes de todo el país.

Las oportunidades de crecimiento profesional y una mejor remuneración caminan codo a codo entre las pretensiones de los candidatos a la hora de decidirse por un empleo. Eso sí, el orden de esas prioridades varía según el momento de la carrera que se transite.

“En la etapa de la inserción laboral ligada a los estudios, los jóvenes tienden a privilegiar antes que el salario la posibilidad ingresar en una empresa escuela reconocida que les permita desarrollar el potencial en el área de su formación académica”, dice Eugenia Besler, directora de selección de la empresa de servicios laborales Adecco. Pero señala las excepciones en las áreas de las tecnologías y las ingenierías, donde por la escasez de profesionales los jóvenes aun para “un primer empleo con tope de salario tienden a presionar un poco más sobre la propuesta económica porque saben que pueden negociar con ventajas”.

Según una encuesta reciente de Adecco a casi 1000 postulantes, el 26% dijo que privilegiaba las oportunidades de desarrollo y un 23%, el salario. En tanto, más del 50% de los encuestados de entre 25 y 35 años afirmó que se encontraba en busca de un empleo que le permitiera seguir estudiando y a la vez desarrollarse profesionalmente.

“La Generación Y valora muchísimo el desarrollo”, expresa Augusto Rinaldi, socio de la consultora Belise Group. “En cambio, una persona que está en la mitad de su carrera y con necesidades económicas porque nació su tercer hijo y necesita cambiar de departamento, sin que vaya en detrimento del crecimiento profesional, prioriza el tema salarial.”

En coincidencia con los especialistas consultados y según palabras de Emilio Bertoni, director de la consultora Bertoni y Asociados, el crecimiento y los ingresos son los dos factores fundamentales que se mantienen a lo largo del tiempo y cuyo orden de importancia depende de la etapa de la carrera.

“Lo económico –agrega Bertoni– puede jugar en un primer nivel en momentos de crisis, por ejemplo, pero nunca tan separado del proyecto profesional. Ambas prioridades van siempre juntas y detrás todo lo demás, como la estabilidad en el empleo, la calidad de la vida laboral, la empresa de la que se trata, etcétera.”

Según la encuesta, el equilibrio de la vida laboral y personal, así como el buen clima de trabajo, con un 13% de las respuestas, siguen el orden de las prioridades de los candidatos.