En el barbecho

El momento clave está entre un cultivo y otro

El tiempo de carencia es una de las variables a tener en cuenta a la hora de elegir la secuencia de herbicidas.
BARBECHO. Para decidir los tratamientos hay que considerar el historial del lote, las condiciones agroecológicas, los herbicidas utilizados, los registros hídricos y freáticos.

Frente al objetivo de controlar las malezas, las acciones desarrolladas durante el período de barbecho son fundamentales. En esa etapa, que va desde la cosecha de un cultivo hasta la siembra del próximo, el control puede ser mecánico o químico. En el primer caso se realiza con herramientas entre las que se encuentran los discos, rolos y desmalezadoras a cuchillas. En el segundo, el control de las especies plaga se hace con herbicidas. Otra alternativa son los llamados cultivos de cobertura, que consisten en la siembra de un material con capacidad de cobertura rápida del suelo, que presente cierta rusticidad y que, además de combatir las malezas por su competencia, sea un regulador de la humedad del suelo y un aportante de materia orgánica.

Para decidir los tratamientos durante el barbecho es necesario considerar una serie de premisas, entre las que se encuentran el historial del lote, las condiciones agroecológicas, los herbicidas utilizados, los registros hídricos y freáticos, entre otras. Así lo detallan los especialistas Juan Carlos Ponsa, del Grupo Protección Vegetal del INTA Pergamino, y Gabriel Picapietra, docente investigador de la Unidad Integrada UNNOBA – INTA, para quienes “además, es fundamental conocer el comportamiento de las malezas tanto dentro del lote como en su periferia para poder obtener una noción de la infestación que puede ocurrir”.

Sobre la elección del herbicida, en cuanto a principio activo y momento de aplicación, los técnicos recuerdan que algunos productos deben ser aplicados con anterioridad a la siembra del cultivo para evitar la manifestación de efectos negativos. Ese período que debe transcurrir se conoce como “tiempo de carencia” y es el lapso de restricción en el que la disponibilidad del producto en el suelo afectaría al cultivo.

A modo de ejemplo, los técnicos del INTA muestran en la siguiente tabla los tiempos de restricción para soja y maíz en un suelo Serie Pergamino, Argiudol Típico, con un 2,8% de materia orgánica. Los valores allí citados fueron obtenidos en la Estación Experimental Pergamino y ajustados a las condiciones climáticas de la zona. Además de aclarar que es necesaria una lluvia de 60 mm luego de la aplicación, Ponsa y Picapietra remarcan que estos valores no deben generalizarse, ya que las restricciones varían para cada zona y condición agroecológica.

Tiempo de restricción para la siembra de soja y maíz (en días)

tabla

Por otro lado, Ponsa y Picapietra trabajan sobre distintas estrategias de control para contrarrestar a las malezas que complican a la agricultura. Entre ellas, destacan la necesidad de rotar herbicidas con diferentes modos de acción para evitar aparición de resistencia, presión de selección sobre otras especies “difíciles”, efectos de carry over observados como fitotoxicidad en el cultivo, y efectos desfavorables en los microorganismos del suelo. En el cuadro siguiente muestran un ejemplo de alternativas de secuencia de herbicidas para casos de grandes infestaciones de malezas, principalmente de rama negra.

Secuencias de manejo de herbicidas en barbechos

tabla

Entre las premisas que citan los técnicos, se destaca la importancia de conservar la humedad durante el período de barbecho y señalan que por la falta de precipitaciones algunos productos pueden presentar cierta ineficiencia ya que para que el herbicida se incorpore y se active en el suelo, de manera que manifieste su acción residual, es necesario una lluvia o un buen estrato húmedo. Por otra parte, las posibilidades de germinación de propágulos de las malezas serán menores con un ambiente más seco.

Juan Carlos Ponsa, INTA Pergamino.
“Es fundamental conocer el comportamiento de las malezas dentro del lote como en la periferia para poder obtener una noción de la infestación que puede ocurrir”.
Gabriel Picapietra, Unidad Integrada UNNOBA – INTA.
Las características edafológicas del lote, en especial la textura del suelo, también se presenta como un condicionante para la aplicación de herbicidas.

Las características edafológicas del lote, en especial la textura del suelo, también se presenta como un condicionante para la aplicación de herbicidas. Los suelos con mayor contenido de arcilla presentan una mayor retención del producto, mientras que los más arenosos no lo logran dejando una mayor disponibilidad del ingrediente activo en la solución del suelo. Otro factor importante es el nivel de materia orgánica, ya que favorece la retención del herbicida y el intercambio catiónico. Pero se debe considerar que a mayor contenido de materia orgánica crece la acidez del suelo, ya que la acción de algunos herbicidas se favorece con pH alcalino, pero otros con pH ácidos o neutros.

Con respecto a la cobertura del suelo, si presenta material verde en cantidad abundante puede realizarse una doble aplicación, la primera para controlar a las malezas ya emergidas, como puede ser la mezcla de glifosato más un hormonal, y la segunda –con el material verde ya reducido- para la llegada del herbicida residual al suelo y su incorporación en forma más efectiva.

Los técnicos señalan que pueden presentarse las mismas malezas año tras año o es posible que de un período a otro cambie toda la comunidad. “Este hecho repercute principalmente por las condiciones ambientales presentes, por el manejo que se viene llevando a cabo históricamente y por las habilidades de subsistencia de cada especie vegetal”, explican Ponsa y Picapietra. Como ejemplo, señalan que en la campaña 2011/12, en la zona Norte de Buenos Aires, se dio un período de sequía marcado entre noviembre y diciembre, en el cual entre todas las especies vegetales presentes –incluido el cultivo de soja-, la única capaz de soportar la falta de lluvias y las altas temperaturas fue Conyza sumatrensis (rama negra)..